Tomas

de espaldas a si mismo

Estoy en un momento de gran confusión, hay dos fuerzas dentro de mí, las siento y las reconozco; una, la mas nueva, la mas reciente, una fuerza que brota poco a poco desde algún lugar en mí, la percibo extraña; pues claro, es tan nueva que es a la que mas me cuesta reconocer, pero cuando puedo verla y reconocerla, me trae paz, claridad de pensamientos, me habla desde un lugar bello, hermoso, me dice que me quiere, me arropa y acaricia, me da una gran seguridad, tan auténtica, tan bella, tan nueva…
La otra fuerza es mas vehemente, arremete cada vez que estoy en terrenos conocidos, me identifica con el momento, y me dice que esta todo bien, que no me preocupe, que esos son los modos y el camino correctos, que sabe lo que me dice; y claro pienso, es la mas vieja de las dos y la que mas experiencia tiene, lleva mucho tiempo hablándome, diciéndome como debo hacer las cosas para encontrarme bien, que ella sabe, que la escuche, y yo lo hago, claro, la escucho….como siempre lo he hecho.
Pero desde hace un tiempo esa escucha incondicional ha empezado a perder tiempo y terreno, porque aunque he creído que me hablaban desde la experiencia, desde ese lugar que siempre he conocido, he comenzado a percibir un enorme vacío, un vacío al que llegaba repitiendo una y otra vez la voz de mi viejo amigo; y desde ese vacío comenzar a reconocer una nueva voz, que me habla desde un lugar no conocido, un lugar nuevo para mi, y las visitas que pude hacerle me han dado mucha paz, quitado peso, resistencias. Me ha abrazado simplemente, y se ha quedado allí conmigo, arropándome, sin necesidad de decirme nada, de lo que tengo que hacer o no, de como debo actuar para sentirme mejor; como ha hecho siempre mi viejo y conocido amigo, aquel que siempre ha estado allí, aquel que viene a buscarme, a rescatarme segun él, de los brazos de mi nuevo amigo, porque piensa, que a estas alturas…¡que me voy a andar con cosas nuevas!…que él sabe lo que es mejor para mi, que siempre nos hemos manejado de esa manera, y que mire si no, que aquí estamos aún.
Creo que mi viejo amigo tiene algo de miedo, que me pueda olvidar de él y desinteresarme de nuestra larga amistad, por visitar, cada vez que puedo, a mi nuevo amigo.
Por eso arremetes contra mi en ciertas ocasiones? Por eso refuerzas con tantas fuerzas esos terrenos que hemos conocido y transitado juntos? Es esto una lucha por tu parte? De supervivencia?
Hemos transitado juntos este camino, desde que tengo uso de razón, y nos hemos protegido mutuamente, porque nunca hemos querido sufrir por nada, y nos hemos unido fuertemente por ese motivo sin siquiera saber exactamente como hacerlo. Lo que hemos hecho hasta el momento es lo que conocimos, como pudimos hacerlo mejor amigo, de ahí venimos…
Pero no temas por mi ahora, si quiero compartir estos momentos con mi nuevo amigo, lo haré, el también ha estado siempre allí, y ahora quiero conocerlo y saber de él.
No te preocupes mi viejo amigo, tu siempre estarás allí, no podrías desaparecer de mi vida, tu has estado siempre conmigo, mostrándome muchas cosas. Ahora quiero saber que puedo ir con mi nuevo amigo, transitar un nuevo y a la vez, desconocido camino para mí, no se, es desconocido y muy conocido a la vez, una sensación muy curiosa. Me gusta su compañia, su manera tan simple de estar conmigo, me abraza y me sostiene, es agradable, muy agradable…
Seguramente comencemos un nuevo camino juntos, a ver hacia donde nos lleva, y que por cierto amigo, se ve muy lindo, pinta muy bien…

Primer escrito.

cesar escrito IV

nubes sol

Vengo de la oscuridad más absoluta,a tientas, apoyándome en la pared para no caer más bajo. Oscuridad que me ciega hasta lo más cercano, lo más cotidiano y normal. Me ciega el poder vivir mi vida. Busco la luz, ¿por dónde empiezo?, la propia oscuridad no me deja. Me asiento en el suelo y respiro profundamente hinchando de aire mi abdomen, me relajo y entonces algo veo, miro a mi alrededor con alerta y el reflejo se difumina, vuelvo a cerrar los ojos tras volver a inhalar aire, vuelvo a ver el resplandor, esto me confunde ¿por qué al abrir los ojos todo vuelve a estar en la más profunda oscuridad? . Busca me digo en voz alta, cierro los ojos de nuevo, nada tengo que perder. Poco a poco la luz es más visible, espero un poco, no los abro, sigo esforzándome y profundizando con la mirada hacia mi interior. La oscuridad lentamente va dejando paso a una tenue claridad cada vez más intensa . Puedo ver, veo la cadena que arrastra mis pies, veo la corona que pesa en mi cabeza, veo el freno de los roles impuestos por los demás y lo que es peor por mi mismo. Veo mi ego, no es tan fuerte como parece, me digo con una sonrisa. Abro los ojos y la oscuridad ya no me envuelve, sino que me reta a mi espalda. Me deja ver el camino a seguir. De allí vengo, no quiero volver, pienso para mi. Me pongo a andar con paso corto, me tambaleo, pero no caigo. Estoy aquí-ahora esa es la gran referencia vivir plenamente el presente desde lo más profundo de mí. Sabiendo lo que dejo tras de mí y hacia donde quiero dirigir mis pasos, buscando mi luz, dar sentido coherente a mi vida. Sabiendo que el futuro sólo es una referencia. Este es mi camino que siempre, aunque sin saberlo, he estado buscando.

Fácil. ¿Verdad?

Cesar escrito III

thingstodo_maldives_scubadiving_l1

La vida pasa por delante de nosotros mientras nos empeñamos en mirar hacia otro lado, deseamos el mañana y nos acompleja el ayer, mientras no controlamos el hoy, el aquí y ahora. Lo más simple pero lo más difícil.

Egos y roles implantados desde nuestro nacimiento, que la sociedad se encarga de engordar y magnificar son como gafas oscuras que nos dificultan nuestra visión. Nos adaptamos al medio, vamos compensando positivo con negativo, hasta que un día llega el clic, la oscuridad, que se manifiesta de infinidad de formas: ansiedad, depresión, agresividad, prepotencia…

Acudimos al medico y nos da remedio, pero no la solución, no pueden no la conocen, no saben el problema.

Hasta que yo ya no puedo más, me doy cuenta que en mi vida falta algo, falto yo. Necesito encontrarme. Pido ayuda. Necesitas llegar a tu unidad de conciencia mira dentro de ti, me dijo. Al primer intento sólo consigo meter un poco la cabeza, veo cosas pero no logro enfocarlas con nitidez. Se constante, usa el arte, me repite. Amor que todo lo une, Respeto actitud coherente en el continuo presente, Tolerancia comprender la vida como un proceso y Escucha que va más allá de lo aparente. Yo puedo, me digo. Ya he conseguido meter medio cuerpo, veo venir los fenómenos, los integro, ha aumentado mi intuición por fin conozco la paz interior, tranquilidad que aumenta mi seguridad y confianza en mi, pero sobre todo ya escucho, a mi y a los demás. Sin darme cuenta ya no necesito aferrarme a las  boyas, buceo solo. Aunque aun veo alguna sombra asechando, pruebas a superar en mi afán de conseguir encontrarme. Recientemente he tenido pruebas personales duras que gracias ha tener esta perspectiva diferente de la vida las he superado de la forma más natural, antaño seguro que me habrían derrotado y superado.

Me he quitado las gafas, todo se ve mucho más claro, pero sobre todo lo que veo me gusta.

Tu libertad será real cuando logres soltar el peso que no necesitas

Minientrada

Imagen

Despertar el estado de conciencia plena de ti mismo no es una lucha contracorriente con los pensamientos y sentimientos que te han estado  arrastrado a los torbellinos de las frustraciones del pasado y a los anhelos del futuro. Tampoco es mal gastar tu energía en negar el pasado y en racionalizar que el futuro no existe.

Desarrollar tu estado de conciencia en el aquí-ahora en un continuo presente es la llave que te permitirá comprender cuál es en realidad tu situación actual: flia, trabajo, relación de pareja, amigos, ocio etc. Reconocer y comprender la relación de causa y efecto en relación a tu pasado ¿de dónde vienen las causas y condiciones en las que hasta el momento estás envuelto?, ¿cuáles son tus condicionamientos emocionales, pensamientos, comportamientos etc?, ¿cuáles son las cadenas que te atan y con las que obtienes ganancias?…

En la medida que vas aclarando las respuestas a estos cuestionamientos, encontrarás lo que para ti tiene sentido coherente y caminar paso a paso en la dirección que quieres canalizar tu vida.

Es al unificar la conciencia de quién eres, dónde estas, de dónde vienes y hacia dónde quieres ir que puedes liberarte gradualmente de las corrientes, los impulsos, las tendencias etc que antes te habían estado arrastrando constantemente al pasado no resuelto ni integrado y a la fantasía e incertidumbre del futuro.

Alicia escrito III

Hoy me he levantado con una nueva sensación, mientras desayunaba me ha invadido un sentimiento de amor al mundo, a todo lo que me rodea. Posteriormente he acudido a mi cita semanal para seguir con la terapia y para mi sorpresa ha sucedido lo que tanto tiempo llevaba deseando que ocurriese, he conseguido conectar con la niña que vive dentro de mi, esa niña que hasta hoy lo único que yo había hecho era observarla.

Durante estas dos últimas semanas que he sido conciente de que esta niña existe en mi interior sólo habia podido ver que era una niña de unos 8 años, timida e introvertida que se sentía muy sola e incomprendida y que lo único que necesitaba era alguien quien la quisiera.

Hoy durante la sesión mi visión ante esa niña ha sido ( y todavía ahora sigue siendo) diferente, la veo más tranquila, más segura y al observarla me ha trasmitido tanta paz que me ha resultado una niña adorable, muy amorosa, ha sido tan enternecedor que me he emocionado de sentir que amo a esa niña y que ahora mismo lo único que quiero es abrazarla, es muy emocionante este sentimiento.

niña

En ese momento sentí una liberación, fue como si se rompiese una cadena, como si me hubiesen salido alas y pudiese volar, una explosión de bienestar, de plenitud. Me he sentido tan feliz que me he emocionado (otra vez!) Llevaba mucho tiempo deseando que me ocurriese y al sentir que por fin ha ocurrido no me lo podía creer, es extraordinaria.

Mujer-Feliz-2

Cada semana tengo más claro de dónde vengo, dónde estoy y hacia dónde voy.

Alicia escrito II

Después de varias  sesiones de terapia me doy cuenta de que cada semana hay algo nuevo que aprender y de como algo que es realmente sencillo a mi me puede costar tanto.

Y es que, aunque yo he experimentado el momento aquí y ahora, sigo sin llegar a profundizar…a encontrar el sentido de los fenómenos.

contemplar

Hoy por hoy sé que la terapia consiste en ver, observar y contemplar los fenómenos tanto internos como externos e investigar el sentido que esos fenómenos tienen para mí aquí y ahora. Durante todo este tiempo he aprendido, aunque soy conciente de que solo lo hago en algunos momentos, a escuchar, a observar y a vivir el momento presente sintiendo mi existencia.

Han sido varias las ocasiones en las que me he “forzado” a llevar la terapia a cabo, y en todos ellos no he llegado a realizarla correctamente, así que después de todos los intentos he optado por dejar fluir…sé que algún día llegaré a encontrar el sentido, sé que algún día llegaré a bucear en mi interior lo que no puedo saber es cuando ocurrirá. Mientras sigo dejando que cada novedad que aprenda cada semana, cada despertar de conciencia vaya calando por si solo en mi interior.

Por ejemplo esta última sesión he sacado a la luz a un juez interior que me juzga y me hace sentir mal cuando no hago lo que creo es correcto, y que es un patrón de comportamiento que llevo arrastrando hace mucho tiempo, siempre intento dar lo mejor de mi  y cuando no lo hago me siento mal, siento que estoy fallando, siento que soy mala… ¿cuál es el sentido??… no lo sé, necesito seguir buceando

buceo11

La dicha interior

paz interior 4Un maestro se dirigía muy frecuentemente a sus discípulos para asegurarles simplemente:-La dicha está dentro de vosotros; tened la más absoluta certeza de ello.

Esa era  la escueta y repetida enseñanza del mentor, día tras día, mes tras mes. Sin embargo, en una ocasión, uno de los discípulos, harto ya de escuchar siempre lo mismo, protestó:

-siempre nos dices lo mismo, pero lo cierto, maestro, es que yo no encuentro ninguna dicha dentro de mí.

El maestro, sin inmutarse,dijo:

-Ve a la vaquería y tráeme un cubo de leche.

Obedeció el discípulo y, cuando regresó con lo que le habían solicitado, el maestro le dijo:   -Dame mantequilla.

-Pero ¿acaso no sabes que para obtener mantequilla hay que batir la leche?- Preguntó perplejo el discípulo.

Al oírlo, el maestro dijo:

-¿y tú no sabes que para obtener la dicha interior hay que trabajar sobre uno mismo? Igual que para que se pueda obtener mantequilla hay que batir la leche, para poder conseguir la dicha interior hay que trabajar sin descanso sobre uno mismo. Si no bates, no hay mantequilla; si no trabajas, no hay dicha interior.

un nuevo destino